Sobre mí...

Soy Leyre Contreras. Nací en Madrid en 1976. Estudié Administración y Dirección de Empresas, y trabajo desde el año 1998 en una multinacional. Desde hace unos años, escribo a título personal para ordenar mis sentimientos, pensamientos y reflexiones. Estando separada y con pareja, en enero de 2015 me diagnostican un cáncer de mama, a la edad de 38 años. En ese momento mis hijos tenían 8 y 9 años. Una vez finalizado el tratamiento, me decido a escribir mi proceso ante la enfermedad, animada por dos personas muy cercanas. También doy charlas, unas veces en colegios de la mano de la ONG "Deporte para la Educación y la Salud", y en otras ocasiones, por libre recaudando donativos voluntarios a favor de la Fundación Aladina, con el fin de concienciar, prevenir o paliar, en lo posible, las causas y efectos de esta enfermedad. Actualmente, sigo trabajando en la misma empresa donde empezó mi actividad profesional, y lo compagino con los estudios de Psicología que comencé en 2017 en la UNED.

CUERPO

Solo tenemos un cuerpo y cuidarlo depende de uno mismo. El ser humano no está programado para llevar una vida sedentaria. Éso sólo contribuye a aumentar la posibilidad de desarrollar una enfermedad. Incorporar a nuestras vidas el ejercicio es necesario. Una vida activa puede ser lo que cada uno elija: un paseo de 30 min diario, subir por las escaleras en vez de coger el ascensor, paseos en la naturaleza, nadar, correr, patinar, futbol, natación... Lo importante es moverse.

Fotografía: Nacho Gutiérrez